Cargando…

El origen del café:  Cafés de América

América es la región asociada al café por antonomasia. Además de ser uno de los principales productores, en el imaginario colectivo se ha asentado la asociación de esta bebida con las plantaciones en países como Colombia o Brasil. De hecho, Colombia es denominado a veces como el país “cafetero”, apelativo que ha adoptado, incluso, su selección nacional de fútbol. Centrándonos en evidencias, Sudamérica es el principal exportador de la variedad de café arábica, pues ésta necesita crecer en zonas montañosas y a cierta altitud. El clima, las características del terreno y del suelo hacen de esta región un lugar ideal para la producción de café.

Entre las variedades procedentes de países americanos diferenciamos el café de Brasil, de sabor dulce y suave. Suele ser un café con mucho aroma pero sin demasiado cuerpo, algo que no implica que sea de menor calidad. Hay que tener en cuenta que Brasil es el principal productor de café mundial. Actualmente dedica alrededor de 2 millones de hectáreas a su cultivo, por lo que existen considerables diferencias entre los productos cultivados en una u otra zona del país. De esta manera, en las zonas más bajas se cultiva una variedad de calidad menor a la que germina en otras regiones como Paraná, Pernambuco o Santos.

Colombia es, por importancia y producción, la segunda potencia de la región en cuanto a café se refiere. La variedad que allí se produce se caracteriza por tener un fuerte aroma y un ligero toque amago, creando un café con mucho cuerpo y acidez moderada. Es, según los expertos, uno de los mejores cafés del mundo. Un hecho que ha convertido a esta bebida en prácticamente un símbolo nacional. Un café similar al colombiano en cuanto a características es el de Venezuela, ligero, suave y con un punto ácido.

Otro café de gran calidad es el producido en Honduras. De aroma afrutado y punto justo de acidez, su excelencia se debe a las condiciones geográficas en las que se produce, pues Honduras cuenta con el clima, la altitud y el terreno ideal para el cultivo de café. En Nicaragua se produce un café de buen cuerpo, acidez picante y sabor achocolatado, cultivado a unos 1.500 metros sobre el nivel del mar. El de Guatemala, por su parte, se caracteriza por su aroma seco.

Otro país con conexión cafetera es Jamaica. Especialmente por ser el lugar en el que se produce el café más caro del mundo: el Blue Mountain. Cultivado en montañas a más de 2.000 metros de altura y bajo un clima húmedo, este café cuenta con un sabor y una textura propia. Además, es el único que se transporta en barriles de madera, otro de los rasgos distintivos de este selecto grano.

En Perú se produce un café de sabor suave, ligeramente dulce, de buen cuerpo y suave aroma; en México se caracteriza por contar con una ligera acidez, mientras que el de Hawaii, sobre todo el Kona, es de sabor fuerte, aroma intenso y alta acidez. El café que procede de Costa Rica es un café con mucho cuerpo, de sabor intenso y afrutado. Muy popular en Europa al ser el más utilizado en los desayunos.

Deja un comentario