Cargando…

El proceso de cultivo y producción del café

En Cafés Macaibo, hacemos una cuidadosa selección de los mejores cafés del mundo con la finalidad de satisfacer el buen gusto de los paladares más exigentes. A lo largo del año, indagamos e investigamos sobre los cafés que vamos a seleccionar, su procedencia, los principales productores y sus cosechas. Con ellos llegamos a un acuerdo y a través de sus exportadores, traemos estos cafés a nuestro tostadero.

El cultivo de los mejores cafés del mundo

Aunque la imagen de las plantaciones de café se asocia a menudo con la de inmensos terrenos que se pueden encontrar en diversos países, la producción mundial de café proviene, principalmente de explotaciones familiares de superficie inferior a diez hectáreas, incluso generalmente por debajo de cinco hectáreas. Al tratarse de pequeños agricultores, el cultivo del café da trabajo a un enorme número de personas, ya que la recolección, muy raramente mecanizada, requiere un tiempo de mano de obra importante que constituye la parte fundamental del coste de producción. Así pues, sólo en Brasil, se estima que hay alrededor de 220.000 plantaciones de café que le dan trabajo a más de 3.5 millones de personas.

Un cafeto joven necesita tres a cuatro años para comenzar a producir frutos, alcanzando su mayor productividad a los seis u ocho años. A continuación el arbusto puede vivir numerosas décadas, pero es comercialmente viable sólo hasta los veinticinco o treinta años.

La recolección manual y selectiva

Cuando los frutos llegan a la madurez, puede comenzar la cosecha del café. Esta época varía de acuerdo al clima y la altitud; por ejemplo, en Java se producen tres cosechas anuales, por lo que la recolección se extiende prácticamente durante todo el año, mientras que en Brasil la cosecha se realiza de mayo a septiembre y en Colombia de marzo a abril y de noviembre a diciembre. La recolección se realiza principalmente en forma manual y selectiva, recogiendo sólo los granos de café maduros y evitando dañar las yemas de las ramas.

Otra forma de recolección es el raspado o despalillado de la rama del cafeto, que arranca todos los frutos, independiente de su madurez, por lo que se debe seleccionar con cuidado el momento de la cosecha de manera de maximizar la cantidad de frutos en su punto. Los frutos se separan y se desechan los verdes ya que dan un sabor ácido al café. Una vez recolectados, los frutos son preparados para comercializar principalmente por dos métodos: el método seco y el método húmedo.

El tueste artesanal, la clave de nuestro éxito

No cabe duda de que para conseguir un café especial es necesario un perfil de tueste diferente. El tueste artesanal de Cafés Macaibo es un factor diferenciador e importante.

Una vez seleccionada una materia prima de excelente calidad, nuestro artesano tostador lo transforma extrayendo su máximo potencial. Tostamos individualmente y a fuego lento los granos respetando el proceso natural y sensorial  ya que, si en algo se diferencia el tueste artesanal del industrial, es en la interacción activa entre el grano de café y el artesano tostador.

El tueste llevado a cabo por cada artesano tostador define la personalidad del café. Por ese motivo, nuestro maestro tostador ha sido formado y asesorado para saber qué variedades son las más adecuadas según su sistema de preparación de tal forma que en la taza final se manifieste, a través del aroma y sabor, todo el trabajo que se ha realizado previamente.

Envasado y distribución

Una vez tostado artesanalmente, nuestros cafés son empaquetados a las 48 horas siguientes y  son distribuidos con un máximo de 9 días desde su tueste. Con ello nos aseguramos de que el proceso de desgasificación ha concluido y que su frescura esté presente en el momento de su preparación. Nuestro equipo de control de calidad realiza diferentes mezclas para conseguir una perfecta armonía en todos nuestros productos.

Nos gusta dar un trato personal a nuestros clientes, por eso, las necesidades de nuestros distribuidores son lo primero para nuestro equipo comercial.